Text Resizer Text Resizer
Fecha de Actualización:

Diseño de Iluminación en Locales Gastronómicos

Arquitectura GastronómicaPrintText Resizer Text Resizer

Por Arq. Roberto Buffadossi

La iluminación no es un elemento desdeñable dentro de las ambientaciones o diseño de interiores. En el caso de Restaurantes y Bares, el diseño de la iluminación constituye el primer mensaje perceptivo que los clientes reciben para identificar frente a qué tipo de local están: la iluminación debe integrarse de manera sinérgica con la estrategia de marketing de cada negocio para atraer clientes, generar el clima propicio en el ambiente y diferenciarse de la competencia.

Una de las herramientas fundamentales e imprescindibles para crear un clima apropiado lo constituye sin lugar a dudas LA LUZ. Una adecuada iluminación enriquece el espacio, modela como un escultor los diferentes planos y elementos en un juego armónico donde  la estética adquiere relevancia y es la  que va a dar la personalidad del local.

La iluminación puede recrear el estado de ánimo de los comensales, su permanencia  y hasta qué tipo de público (target) necesitamos y seleccionaremos para nuestro negocio. Uno de los trabajos de los proyectistas es investigar y definir de antemano qué tipo de perfil le vamos a imprimir a nuestro local gastronómico, para que la iluminación sea el primer mensaje perceptivo que permita identificar frente a qué tipo de negocio estamos.

Así, por ejemplo, si hablamos de restaurantes, una luz tenue, con diferentes efectos y puntos luminosos sobre los centros de  mesa invitan al público a una degustación tranquila con charlas placenteras, ideales para atmósferas cálidas y sensuales. Con este tipo de iluminación  sumaremos como efecto secundario que los comensales hablen en voz baja, profundizando aún más el clima buscado.

El caso contrario es una iluminación pareja, intensa y plana. Este tipo de luz  invita a una comida más rápida, sin distracciones. Remite al movimiento y por lo tanto es la elección adecuada para los emprendimientos gastronómicos que requieren de mayor circulación de público o de una alta rotación de clientes.

La luz es un elemento fundamental en materia de diseño de interiores porque es gracias a ella que vemos los objetos que integran el ambiente. Nos permite concebir las formas y reconocerlas. La luz, junto con el color y la textura, forman la imagen integral.

El color de la luz o la temperatura de color es lo que marca la escala cromática de una fuente. Así,  por ejemplo, con  una lámpara incandescente logramos una emisión de luz cálida; contrariamente con un tubo fluorescente (luz de día) o un mercurio alogenado,  obtendremos un efecto de luz fría. Estos dos casos simples son dos extremos de una amplia gama intermedia de posibilidades, donde la temperatura de la fuente y el tipo de artefacto utilizado resolverán la intención buscada en el proyecto arquitectónico.

Con el diseño de iluminación también podemos lograr efectos escenográficos en la espacialidad  del local: cielorrasos suspendidos (con gargantas perimetrales), planos independientes (con rajas continuas), etc. Existe una infinidad de posibilidades de enfatizar la idea rectora del proyecto, el único límite es la imaginación.

Tipos de iluminación que necesita un local gastronómico

Cuando concebimos un proyecto de iluminación para un emprendimiento gastronómico debemos articular 3 tipos: una general, otra de trabajo, y otra de destaque o decoración.

La iluminación general podemos definirla como la primera, mínima e imprescindible que necesitamos para el normal desenvolvimiento del local: a grandes rasgos tiene que ser difusa, envolvente y no producir sombras duras sobre las paredes y mucho menos sobre las personas, ya que causaría efectos fantasmagóricos.

La iluminación  de trabajo podemos circunscribirla dentro de las áreas de servicio, como cocina, depósitos, vestuarios, etc, y debe garantizar la perfecta visión y comodidad para los empleados. Los clásicos artefactos para lograr este efecto son tubos fluorescentes. El único cuidado que habrá que tener a la hora de definir su ubicación es no colocarlos detrás de las mesadas de trabajo donde el  personal desarrolla su tarea,  para evitar el cono de sombra.

La iluminación de decoración o destaque tiene la gran responsabilidad de crear el clima y el toque artístico del lugar. A través de un diseño de iluminación adecuado, podemos recrear diferentes climas, sensaciones y sectores dentro del mismo espacio del local. Los artefactos elegidos para tales fines además pueden integrarse como elementos decorativos, integrados a la estética general del local. En ocasiones estos artefactos de iluminación se transforman en objetos escultóricos donde pierden la función de iluminar y son elementos artísticos visuales.

La combinación de la iluminación general con la iluminación decorativa contribuye a generar una identidad definida del local gastronómico, característica tan importante hoy para diferenciarse de la competencia.

La misión de la iluminación es la de crear un centro de interés del local y muchas veces no sólo aporta en la  decoración sino que se convierte en  protagonista de la escena y en torno a ella  girará la decoración de todo el establecimiento.

Para generar un buen efecto de conjunto, es importante que la cantidad de centros de interés que inducimos con la iluminación sea acotada ya que si existiera una multiplicidad de focos se produciría un desinterés en el conjunto.

Por último, está claro que sólo mediante el uso adecuado de la iluminación de un local, se puede sumar a la estrategia de marketing y aumentar la cantidad de público.

El autor es director del estudio especializado en Arquitectura Gastronómica Buffadossi y Asoc. www.buffadossi.com.ar  y Docente en Gato Dumas Escuela de Cocineros y la Universidad de Palermo

FOTOGRAFIA: http://www.arturo-alvarez.com/ - lámparas de diseño

Be Sociable, Share!

Comments are closed.

Back to Top